Vuelta a la normalidad: no queda otra

Si tú eres de los que hoy, mañana, pasado o en los próximos días vuelves a la rutina de la normalidad tras dejar atrás las benditas vacaciones, no desesperes. Todo llega, todo vuelve y el descanso volverá a tu calendario más tarde o más temprano. En todo caso, para estos días en los que la actividad rutinaria puede suponer una cuesta arriba insufrible, te presentamos una serie de consejos de la mano de nuestros amigos de Muy interesante. El objetivo es que el retorno a la vida ‘normal’ no resulte demasiado traumático… si esto resulta posible…

A la vuelta

Expertos en orientación profesional, entrenamiento y manejo del estrés han revelado las mejores maneras de vencer a la sensación de ‘bajón’ que nos da a la vuelta de las vacaciones, pues supone el regreso al trabajo y, en general, a la rutina.

Parece una nimiedad pero algo tan simple como limpiar el escritorio o comenzar a planificar las próximas vacaciones podrían ayudar a crear una mentalidad positiva una vez que regresamos al ‘mundo real’. Incluso si te encanta tu trabajo, se hace difícil volver a él.

Uno de los ingredientes más críticos para todos es el establecimiento de metas. Tenemos que pensar en lo que queda de año y qué objetivos importantes nos quedan por lograr. ¿Qué podemos hacer para lograrlo? Tener esta claridad de ideas puede ayudarnos a cambiar la perspectiva ante el día a día porque sabemos por qué vamos a trabajar todos los días. Tenemos un objetivo.

Motivación en el trabajo

Una gran parte de la motivación es saber qué nos hace sentir bien en el trabajo y en nuestro día a día, en todo lo que nos rodea, qué nos hace sonreír y qué oportunidades puede haber para lograrlo una vez más. Es algo que, en el trabajo, podría implicar hablar con tu superior acerca de tus habilidades-capacidades y cómo podrías modificar tu trabajo para que fuese más adecuado para ti.

Anota los objetivos importantes

La dilación es una de las formas más comunes de no alcanzar las metas. Si bien es cierto que podemos presionarnos a nosotros mismas con la vuelta a la rutina tras el periodo de descanso, también se trata de un momento fabuloso para reflexionar. Necesitamos sentarnos tranquilamente; pensar qué queremos hacer y cómo podemos llegar a ello.

En resumen:

-Limpia tu escritorio, deshazte del desorden.
-Habla con tu superior y establece metas factibles.
-Comienza a planificar tus próximas vacaciones o días de descanso.
-Piensa realmente por qué trabajas, qué hay de positivo en tu vida y tenlo en cuenta.
-Come sano, haz ejercicio y duerme bien para tener una mente y cuerpo sanos.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail